La máxima rentabilidad global:

Cada Setra sale a cuenta.

Un Setra entusiasma también cuando se examina su cuenta de gastos durante todo el ciclo de vida. Porque el coste real de un autocar no se circunscribe solo al precio de adquisición. Solamente si se consideran también los costes de diésel, los costes de mantenimiento y reparación, y el valor residual a la hora de vender su autocar, se hace un cálculo realista.

Por eso, cuando desarrollamos nuestros autocares pensamos siempre en la globalidad. Perfeccionamos constantemente nuestros componentes de propulsión, reducimos las necesidades de mantenimiento, ofrecemos soluciones de vehículo a demanda y un servicio personalizado, y aseguramos la calidad y la durabilidad. En pocas palabras: optimizamos todos los factores de costes que podemos controlar, logrando de esta manera la mejor rentabilidad global posible, el así llamado TCO o coste total de propiedad.

Así, trabajamos constantemente por que su Setra dé la talla no solo de cara a sus pasajeros, sino también en su cuenta de resultados.

¿Qué desea hacer?