Una suite de hotel sobre ruedas

¿Qué necesitan los músicos de rock cuando se van de gira? Un autocar de gira equipado con comodidades. El empresario Clemens Behle habla de su pasión por los autobuses y autocares, de su especial relación con Setra y de la necesidad de las estrellas de un poco de privacidad y tiempo libre.

Las miradas curiosas no tienen ninguna oportunidad frente a las oscuras lunas del plateado Setra de doble piso S 531 DT. Al fin y al cabo, la discreción forma parte del negocio. Más concretamente, forma parte del mundo del espectáculo. Y Clemens Behle lleva más de 40 años en este mundo. Cuando comenzó, se subía él mismo al escenario e iba de gira con su grupo de rock por toda Alemania. Hoy en día, no queda casi ninguna estrella del espectáculo internacional que no sea cliente de este empresario de 58 años. Lo que empezó a principios de los años 80 con un Setra S 9 de 20 años de antigüedad que él mismo transformó, es ahora la mayor empresa de autobuses de gira de Europa: Coach Service con sede en Reichshof, cerca de Colonia, con sucursales en cuatro capitales europeas.

La COVID-19 ha golpeado con fuerza al sector de los eventos. Antes de la pandemia, cuando se celebraban conciertos y eventos, había unos 100 autobuses de Coach Service recorriendo Europa. Clemens llama a sus exclusivos autobuses de gira “Nightliners” y señala así inmediatamente la diferencia más importante con los autocares normales. Porque, en lugar de tener 80 asientos para pasajeros, los Setra de doble piso de Coach Service ofrecen hasta 16 camas, 2 suites, cocina, baño y acogedores salones. En cada autocar, Clemens Behle y su personal han creado lujosos espacios para vivir y viajar, a base de ideas ingeniosas, materiales de alta calidad y gran destreza artesanal.

Taller propio para el reequipamiento interior
"La idea del primer autobús de gira surgió cuando no lográbamos encontrar alojamiento adecuado para nuestra banda en muchos lugares de la gira", dice Clemens. Desde entonces, el taller propio de la empresa ha equipado muchas generaciones de autobuses de gira con interiores exclusivos. Alrededor de 20 empleados se encargan regularmente de adaptar y transformar los vehículos. "Incluso cuando todos los muebles están adentro, el trabajo no está terminado", explica Clemens, que a día de hoy sigue aportando ideas y diseñando el equipamiento de los Nightliners. "Para cada artista, personalizamos todo el interior según sus necesidades individuales". Por consiguiente, Clemens ha desarrollado un concepto de reequipamiento y mobiliario modular que permite nueve planos diferentes y un número casi infinito de variaciones. "Lo desarrollamos todo nosotros mismos y utilizamos materiales innovadores y de alta calidad". El hecho de que todos los componentes cumplan posteriormente todas las normas de homologación y seguridad e incluso superen todos los requisitos legales es algo lógico para Clemens. "Tenemos una compañía de transporte de pasajeros, por lo que la seguridad de los mismos es nuestra máxima prioridad".

El autocar de doble piso de Setra como base fiable
Los autocares de doble piso de Setra han constituido la base de los exclusivos Nightliners desde siempre. No es casualidad, como revela el jefe de Coach Service: "Con Setra nos une una muy buena relación que se remonta a varias décadas atrás". Los ingenieros de Setra no solo adaptan el interior para prepararlo especialmente para el mobiliario adicional, sino que también adaptan el chasis y otros detalles técnicos a los requisitos cambiantes. Los Nightliners no son comparables con los autocares normales. Clemens Behle es consciente de ello: "Muchos artistas me dicen lo cómodos y seguros que se sienten a bordo de nuestros autocares. Para mí, no hay mayor cumplido que cuando un pasajero dice: " Cada vez es como volver a casa".

Más de un año de preparación
Crear un hogar para los artistas en la carretera, no sólo requiere autobuses cómodos, sino también muchísima preparación y el pleno compromiso de todos los implicados. "Normalmente necesitamos un año y medio de planificación previa", asegura Clemens. Cada paso, cada viaje, cada ubicación en la que los vehículos son aparcados tienen que ser aprobados por el organizador del evento y el equipo de la gira. "Aunque todo parezca espontáneo para los asistentes al concierto, en todos los grandes espectáculos escénicos, todo está cronometrado al segundo. Si hay una sola pieza que no encaja, puede poner en peligro el éxito de todo el evento".

Una de estas piezas es el respeto a la intimidad de los artistas, algo que el experimentado empresario conoce bien. "En el escenario, los músicos lo dan todo por sus fans, pero el resto del día, la mayoría necesita distancia y descanso para poder preparar el siguiente espectáculo. Algunas estrellas incluso prefieren pasar la noche en nuestros autobuses de gira porque no pueden pasar desapercibidos entre los numerosos fans que hay en el hotel", cuenta Clemens. Su equipo y sus autobuses están bien preparados para ello. Mientras que el mobiliario de los Nightliners garantiza el mejor confort posible con camas, cocina y ducha, las oscuras lunas del plateado Setra de doble piso S 531 DT protegen de las miradas indiscretas. Después de todo, la discreción es parte del negocio.

Visita un Nightliner y su historia de la mano de su dueño Clemens Behle: